Acerca de nosotros

¿Quienes Somos?

En México, Scientology tuvo sus inicios a mediados de los 60s, con la introducción y traducción de los primeros libros en México por quienes fueran luego los fundadores de Scientology en el país. Desde ese entonces, la comunidad de Scientologists™ en México ha crecido a decenas de miles, estableciendo diversas Organizaciones en el Distrito Federal y en otros estados de la república para llevar a cabo el estudio y la práctica de esta filosofía. Después de muchos años de esfuerzo conjunto, la comunidad de Scientologists estableció la primer centro de Scientology modelo en el territorio Mexicano, ubicada en el corazón de la capital, la cual abrió sus puertas el 10 de Julio del 2010 durante una ceremonia de inauguración donde más de 7,000 Scientologists, sus amigos y familiares se dieron cita para presenciar este hito.

Ubicada en la Calle Balderas #27, esquina con Avenida Juárez, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, Scientology (Cienciología) de México tiene como hogar un edificio de más de 5,000 metros cuadrados diseñado para poder entregar todos y cada uno de los servicios que Scientology puede ofrecer a su publico, siendo un lugar que da la bienvenida a propios y extraños por igual. Las puertas están abiertas los 365 días del año a cualquier persona de cualquier raza, color, credo o nacionalidad que sinceramente desee la mejora espiritual. Eres bienvenido. Creemos en la ayuda. Creemos en la bondad intrínseca de cada ser. Como lo dijera L. Ronald Hubbard, Fundador de Scientology: “Respetamos al Hombre y creemos que es digno de ayuda. Te respetamos a ti y creemos que también tú puedes ayudar… Nuestra ayuda es tuya.” L. Ronald Hubbard

Las metas de Scientology son:

“Una civilización sin demencia, sin criminales y sin guerra, donde el capaz pueda prosperar y los seres honestos puedan tener derechos, y en donde el Hombre sea libre para elevarse a mayores alturas”

¿Como ayudamos?
PROGRAMAS HUMANITARIOS DE SCIENTOLOGY (CIENCIOLOGÍA)

Implícito en la visión mundial de Scientology hay un mandato de usar las verdades de Scientology para elevar a la humanidad. Por consiguiente, al ir creciendo Scientology, así van creciendo también los programas humanitarios que los Scientologists apoyan. Esos programas ahora incluyen:

  • La mayor campaña contra las drogas no gubernamental del mundo, que llega cada año a millones de jóvenes en riesgo.
  • El establecimiento de centros de rehabilitación de drogas en más de 40 naciones.
  • La mayor campaña de información pública sobre derechos humanos no gubernamental del mundo, promoviendo ampliamente los 30 Artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos.
  • Programas de educación global que llevan el regalo de la educación a decenas de millones de estudiantes en América, Europa, Asia y África.
  • Un movimiento de El Camino a la Felicidad que abarca 135 naciones y que eleva a las poblaciones y restaura la fraternidad del Hombre.
  • El programa de Ministros Voluntarios de Scientology llevando ayuda en situaciones de emergencia a más de 10 millones de personas en cada lugar de desastres de magnitud, durante los últimos veinte años.

Adicionalmente, a través de la Comisión de Ciudadanos por los Derechos Humanos, los Scientologists han estado además bajo el foco de atención y han trabajado para prohibir leyes que prescribirían fármacos a los niños en las escuelas, las brutalidades psiquiátricas tales como el tratamiento de electrochoque y la lobotomía, y los experimentos de la guerra biológica.

Finalmente, la Iglesia estuvo entre los defensores originales del Decreto de Libertad de Información y otras leyes de acceso para proteger los intereses del público y terminar con los abusos de derechos humanos por parte de los gobiernos.

En resumen, entonces Scientology y los Scientologists trabajan en coordinación con las Metas de Scientology y el sueño de una “civilización sin demencia, sin criminales y sin guerra, donde el capaz pueda prosperar y los seres honestos puedan tener derechos, y donde el Hombre sea libre para elevarse a mayores alturas”.